TRIBU KUCHI (AFGANISTÁN) Y CARACTERÍSTICAS DE SU JOYERÍA

La mayoría de nuestros artículos de joyería son Kuchis. Habrás leído "Kuchi"  decenas de veces en nuestra web. Intentamos relacionar en todas ellas Kuchi con Afganistán. ¿Qué es Kuchi? ¿Quizás es un tipo de joyería? Pues... si... y no.

Sí, porque la "joyería Kuchi" es la joyería tradicional de la tribu del mismo nombre.

Y no, porque los Kuchi son la tribu nómada de aquellas tierras olvidadas.

Llamaremos "joyería Kuchi" a todos los complementos tradicionales que provienen de allí.

Como siempre y como todo, es maravilloso entender de dónde salen todos esos tesoros, y por qué son como son. La joyería, la moda, la música, la danza... todo... es reflejo de la cultura de donde provienen.

Los Kuchis son una de las pocas tribus nómadas que existen hoy en día en nuestro planeta. Cruzando las montañas entre Pakistán y Afganistán desde tiempos inmemoriales, hoy en día muchos Kuchis siguen siendo nómadas, muchos seminómadas (nómadas que en invierno vuelven a su tierra más apacible), y otros muchos se han reconvertido en comerciantes. No he encontrado datos demográficos oficiales de cuántos Kuchis y otras tribus conviven en Afganistán. Lo que sí he podido contrastar es que los Kuchis ocupan un lugar significativo en la sociedad afgana. Aproximadamente la mitad de la población pastún es Kuchi, y la etnia pastún representa casi la mitad de la población afgana. Por lo tanto, si esto se aproxima a la realidad, un cuarto de la población de Afganistán es Kuchi, más o menos.

A lo largo de la difícil historia afgana, los Kuchis han sido uno de los colectivos que más ha sufrido. Sin pertenecer a ningún lugar, y sin embargo perteneciendo a todos ellos a la vez, los Kuchis han sido, también a la vez, los grandes olvidados y los más manipulados por la política nacional afgana cada vez que necesitaban de sus votos o apoyo social. También han sido los que más han sufrido las invasiones externas, como la soviética o la estadounidense (¿invasión? cada uno que lo llame como quiera). Cuando todos huían, ellos no tenían dónde refugiarse en medio de los combates.

Los nómadas son los más vulnerables frente al desarrollo de las carreteras (dejando obsoleto su medio de transporte: el camello), o frente a las bombas que quedaron sin desactivar de las absurdas guerras humanas.

Su carácter fortalecido por estas duras experiencias reclama el equilibrio entre el respeto de sus tradiciones de vida, y la atención de sus derechos humanos fundamentales, como ser atendidos en los hospitales o enterrados en los cementerios. Su carácter y fortaleza también define la joyería que fabrican y portan, que luego conoceremos un poco más.

Como hemos mencionado anteriormente, grupos más minoritarios de Kuchis se dedican al comercio, comenzando así a asentarse en Afganistán, provocando tensiones sociales con propietarios locales, reclamando formar parte del sistema educativo o sanitario, pero sin perder su identidad Kuchi.

Columna vertebral del comercio entre Afganistán y Pakistán, los Kuchis represetan el 70% de la población desplazada afgana. Sobre todo comercian con ovejas y cabras. Los productos de estos animales se intercambian o venden para adquirir productos de vidas asentadas (cereales, frutas, verduras...). Se desarrolló una importante red de intercambio entre las montañas de Afganistán y el valle del Indo. Estas migraciones se detuvieron en los años 60 cuando se cerró la frontera con Pakistán, aunque a muchos Kuchis se les permiten cruzar (los funcionarios fronterizos reconocen estas migraciones estacionales, incluso en tiempos de conflictos políticos).

Pueblo auténtico, conservador de sus tradiciones más arraigadas, se diferencia a través de su joyería y estética. Las mujeres visten con vestidos largos bordados a mano, y suelen ir cargadas de joyas, fabricadas con talento y personalidad.

Se suele usar aleación de latón, plata, hierro, níquel y cobre, con un acabado plateado, que combina incrustaciones de piedras o vidrios de colores, monedas y cuelgues con pequeños cascabeles. Una de las piedras más usadas es el Lapislázuli. También se usan cuentas (abalorios) y bordados.

Las joyas son creadas para los miembros de una familia. Sus mujeres las portan no sólo en celebraciones: también en su vida diaria, ya que no sólo se trata de pura estética: también simbolizan protección y fortuna. La producción será de mayor o menor calidad (porcentaje de plata) dependiendo del nivel adquisitivo de esa familia. También se produce por encargo de individuos concretos, y ahora, con la globalización y la gran demanda de estas maravillas, también se producen para todo el mundo que valore esta joyería tan espectacular. Es muy popular entre las bailarinas de danzas orientales y tribal.

Como toda joya artesanal, se valora la antigüedad y autenticidad. En el caso de la Joyería Kuchi, la irregularidad de las piezas y los matices de las pátinas están a la orden del día.

Como tribu nómada que conecta diferentes áreas y culturas, su joyería refleja la influencia de elementos de India, Medio Oriente, Asia Central o áreas de la ex-unión soviética.

Casi el 90% de nuestras piezas de joyería Kuchi son únicas en el mundo: la combinación de colores, las formas de cada medallón o cuelgue, las piedras usadas, los relieves, etc, harán, casi seguro, que adquieras una pieza única.

La variedad es inabarcable: chokers o gargantillas, collares, pulseras, brazaletes, tocados... todos ellos se caracterizan por esa estética antigua, con cuelgues, monedas, cuentas de colores y pequeños cascabeles, que se funden con piedras incrustadas de muchos colores.

Es impresionante pensar que estas joyas se producen en aquellas tierras lejanas, olvidadas, ignoradas, temidas, desiertas... Que se fabriquen con autenticidad y tradición. Que conserven ese aire antiguo, irregular, "desperfecto" que lo convierte en perfección real. Que viajen con los Kuchis entre Afganistán y Pakistán, y que tras un largo y duro viaje llegue a nuestras manos. Que nuestro gusto occidental valore esa "irregularidad", ese aire envejecido, antiguo, "manchado", como un valioso tesoro que cuenta mil historias, como las cicatrices más queridas.

 

*********************************

Disfruta de más imágenes de Kuchis en nuestro Pinterest

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados