JOYERÍA AMAZIGH (Bereber, Tuareg...): Fíbulas, Cruces del Sur, Simbología

Los Amazigh despiertan toda mi curiosidad y admiración. Su cultura ancestral y valores se caracterizan por su gran simbolismo, que se refleja en todos los aspectos: escritura, idioma (tamazigh), vestimenta, creencias, tatuajes, y cómo no, joyería, que ahora analizaremos.

Antes de adentrarnos en su sentido estético es importante entender ese valor ancestral y cultural que les caracteriza, conservado incluso después de la introdución del Islam en los siglos VI y VII.

Hay mucha información en Internet sobre los Amazigh, no voy a aportar nada nuevo, pero sí quiero mencionar algunas de sus características más evidentes que se reflejan en la joyería Amazigh.

Los Amazigh son una etnia que abarca el norte de África (desde Canarias a Egipto, y desde el Mediterráneo al África Subsahariana). También se les conoce como Bereber, aunque ellos siempre preferirán el término Amazigh por su traducción de "Hombres Libres", y no la de "Bárbaros" (como les llamaron los romanos y bizantinos por no hablar griego).

Actualmente los grupos más numerosos Amazigh se encuentran en Marruecos (12 millones) y en Argelia (6 millones).

Más al sur se encuentran los Tuaregs, pueblo Amazigh Nómada de Níger, Mali, Argelia, Libia...

Las etnias Amazigh, desde el Paleolítico, se han ornamentado con simbolismos a través de tatuajes, joyería e incluso escritura. Su conexión con la tierra y con el mundo espiritual es muy profunda. Por lo que ningún símbolo es porque sí.

Los tatuajes identifican a los miembros de diferentes tribus, además de comunicar el cuerpo humano con el mundo espiritual. "Baraka" es la energía sobrenatural que reside en todo lo que existe. Los diseños Amazigh retienen esa energía sagrada y bloquean las energía negativas como los males de ojo. Esto se refleja en cada tatuaje, y por supuesto en cada joya.

Muchos tatuajes se sitúan cerca de los orificios corporales (sitios vulnerables) como boca, nariz u ombligo, y también los pies (en contacto con la Tierra).

Las mujeres Amazigh son las guardianas, tanto del legado como las protectoras de animales, niños y hogares. Son las responsables de las prácticas de rituales mágicos que salvaguardan la vida. Muchos diseños de tatuajes son complejos, y simbolizan la protección, como la cruz en la nariz o debajo de la boca, cuando nace un niño tras la muerte de algún hermano mayor. También es común tatuarse la cara de la mujer antes de casarse. Estos tatuajes cuentan su propia historia, sus características y orígenes. Las ancianas tatuadoras son capaces de saber mucho acerca de esa persona sólo con observar sus tatuajes, cargados de información.

Os animo a investigar más sobre los tatuajes Amazigh. Los tatuajes siempre han acompañado a todas las tribus del planeta como señas de identidad importantes, tanto a nivel cultural como ancestral. Los tatuajes Amazigh suelen tener formas geométricas, líneas, ángulos y puntos, relacionados son simbología estelar, elementos de la naturaleza, y caligrafía tamazigh.

La joyería habla de lo mismo: nos cuenta cómo es cada tribu. Cada joya Amazigh, cada vestido, identifica a los miembros de una tribu: su forma, material y decoración hablan del origen tribal y geográfico de las mujeres que las llevan.

Las mujeres son las portadoras de la joyería, ya que son las guardianas por excelencia de las aldeas, de los niños y las familias. Sus amuletos son protectores de esos espíritus del inframundo. El Islam se abrió camino entre los Amazigh, pero ellos nunca perdieron su mundo de creencias mágicas del más allá.

En la joyería Amazigh se usan símbolos animales o florales que representan por ejemplo la fertilidad si se trata de un pez, de protección si son serpientes, o mensajero de buenas noticias y riquezas si se trata de pájaros: la salamandra es el alma humana en búsqueda de la luz.

La joyería Amazigh se caracteriza también por sus formas geométricas. El círculo que no se cierra simboliza el camino cíclico de los nómadas Tuaregs, y las ruedas simbolizan los ritos solares y lunares.

Las llamadas "cruces del sur", también llamada Cruz de Agadiz, es un talismán y un amuleto de protección.

Normalmente marcan los cuatro puntos cardinales, ya que servían como brújula astral para orientarse en el desierto bajo el manto estelar, pero además sirven como amuletos de protección para dispersar las malas energías por las cuatro direcciones.

Se heredaban de padres a hijos cuando el hijo llegaba a la pubertad. Cada tribu de Níger era representada por una cruz: existen 21 tribus, por lo tanto 21 cruces.

La más nombrada es la de Agadiz, y suele englobarse este nombre para mencionar este tipo de joyería. Pero sólo es una de las 21 tribus, una de las 21 cruces.

El material más usado es la plata, que se asocia a la pureza. Nunca se usaba oro (porque el amarillo trae mala suerte), aunque hoy en día se hacen excepciones debido a la comercialización y a la introducción del Islam. Tampoco se usa el Hierro (relacionado con lo maléfico).

Sus decoraciones talladas a mano son recreaciones de la escritura líbicobereber. Su grafismo inspira líneas perpendiculares, puntos, triángulos... Pero también la simbología de elementos de la naturaleza (montañas, ríos, caminos, hogar) y estelares.

Muchas veces se incrusta madera de ébano y piedras, siendo las más comunes la Cornalina y el Cobre (por sus propiedades curativas), Coral, Ámbar, Ónix.

Otra joyería típica Amazigh son las fíbulas: broches con hebilla con una aguja en un extremo, para sujetar la ropa (que tiene carácter maligno). Hay diferentes tipos, según la zona geográfica o la edad y estado civil de las mujeres que las usan.

 

 

Es imposible expresar la magia Amazigh en un Blog. Cuando viajas a zonas Amazigh, sea el Rif, sea Merzouga, sea cual sea la zona, puedes sentir la profundidad de su cultura en cada mirada. La primera vez que viajé a Marruecos sentí una fuerte conexión con ellos, y con la tierra y el universo. Ya no puedo observar la joyería Amazigh como simple joyería. Veo su historia, sus creencias, su conexión con la Tierra, los astros, la magia.

Y esto no es un secreto, ellos comparten sus conocimientos, les encanta explicar su simbología, su historia, que vuelvas a "casa" con parte Amazigh en tu corazón.

Creo que es por eso que se ha extendido tanto el consumo global de su artesanía y joyería. En Occidente se aprecian cada vez más estos productos. Además de los modelos y materiales tradicionales, se añaden reinterpretaciones  y nuevas formas de producción. No obstante, la historia Amazigh nos asegura que siempre salvaguardarán sus formas más tradicionales y ancestrales de creación de estos verdaderos tesoros.

Despido el Blog con una frase Amazigh, cargada, cómo no, de sabiduría:

"Aquí tenemos reloj, y allá, en el desierto, lo que hay es tiempo"

 

Si quieres ver cómo recopilamos nuestros tesoros en Marruecos, entrar en nuestra trastienda y conocer cómo trabajamos, linkea en "MARRUECOS (enero 2019), ENTRA EN LA TRASTIENDA"

***************

Recopilamos imágenes Amazigh en nuestro Pinterest

 

 

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados